Toulouse-Lautrec

Palacio de la Berbie, Toulouse-Lautrec

 

En las proximidades de la catedral de Sainte-Cécile, los obispos de Albi emprendieron la construcción del Palacio de la Berbie, declarado Monumento Histórico y uno de los conjuntos episcopales mejor conservados de Francia. La ley de la separación de bienes de la Iglesia y del Estado permitió transformar el palacio de residencia de los obispos en un museo.

Las galerías Toulouse-Lautrec se inauguraron en él en 1922, gracias al legado excepcional del conde y la condesa de Toulouse-Lautrec, y ahora después de 11 años de restauración, sus puertas se han vuelto a abrir. El museo alberga la mayor colección del artista que existe en el mundo, desde sus primeros cuadros -casi desconocidos- hasta sus famosos carteles del París nocturno y picante.

Durante su vida, Toulouse-Lautrec  que fue tachado de libertino y numerosos museos de París repudiaron su obra tras su muerte a los 37 años -provocada por una salud frágil heredada por la consaguinidad entre sus padres- se ha convertido, finalmente, en un reclamo de turistas en su ciudad natal.

Albi, ciudad donde este museo se ubica y tan sólo a una hora al norte de Toulouse, ofrece una magnífica excusa para hacer turismo de altura entre las construcciones de estilo gótico, tan propias de la región.

 

 

 

Maya Hayuk
Conociendo a Miss Van

Deja un comentario